‘Peli de tarde’, el divertido defensor de las míticas películas de sobremesa

Es uno de los momentos más esperados del fin de semana: acabas de comer, te tumbas en el sofá y echas mano del mando de la tele. Sabes que ahí encontrarás eso que andabas buscando: una película para poder echarte una buena siesta; de esas que si te despiertas no es nada complicado reengancharse.


Son las películas de tarde, con niñeras que no son muy de fiar, maridos que tienen más caras que un cubo de Rubik, vecinos con los que no te gustaría encontrarte y, cómo no, monstruos de lo más variopinto dispuestos a sembrar el terror allí donde vayan.


Las películas de sobremesa son un género en sí mismo, y hay quien quiere defenderlo a toda costa y darle el lugar que se merece. Es el caso de la cuenta de Twitter Peli de Tarde, con cuyo anónimo responsable hemos hablado para que nos explique el por qué de la fascinación de este tipo de películas.


A pesar de mantenerse en el anonimato de Web, el defensor de las sobremesas cinéfilas lo tiene claro, y es que este tipo de películas prestan un servicio elementary a la sociedad: una vía fácil y rápida para alcanzar el sueño perfecto.


“Dicen que es un mito lo de que se puede aprender mientras duermes, pero creo que con las películas de tarde algo de eso hay. Ves los cinco primeros minutos, duermes y ves los cinco últimos minutos al despertarte. Ahí corroboras que todo lo que tú pensabas que iba a ocurrir ha ocurrido; un puzle completado en sueños”.


Además de en su página web, donde realiza reseñas de los mejores títulos del género, ha sido en Twitter donde ha comenzado su andadura defendiendo a este tipo de películas a capa y espada, con una más que grata acogida: más de 22.000 seguidores que siguen fielmente todos los comentarios y reseñas de las cintas de uno de los géneros más infravalorados del mundo del cine.


“Period consciente que había mucho aficionado a la siesta en las redes sociales, pero con poderosos y soporíferos rivales como el Tour de Francia, los documentales de animales, las ‘tertulias’ de Telecinco… No sabía si los amantes de las pelis de tarde se atreverían a alzar la voz. He comprobado con satisfacción que lo han hecho”, cube.


No es para menos, y es que las películas de sobremesa tienen algo que las otras opciones no tienen: una variedad de géneros y contenido. Eso sí, no vale cualquiera: si quieren destacar por encima del resto, han de reunir una serie de elementos. “En las de catástrofes es muy importante que el desastre pure o el monstruo asesino gigante parezcan diseñados con el Paint. En las alemanas debe de haber un viaje veraniego o un conflicto acquainted causado por una herencia”.


No importa el país de origen de las películas, siempre que cumplan su función: conseguir una buena siesta. “Aunque hay que decir que los maestros de la sociedad industrial sobremesil son los alemanes”, asegura, “Seguidos de los canadienses, los estadounidenses y los franceses; por ese orden”.


Ahora bien, si se puede elegir, él se queda con un clásico: las de psicópatas. “Es mi deber mantenerme impartial, pero he de confesar que tengo debilidad por las de psicópatas”, asegura, “Esas niñeras o vecinos que se obsesionan con una familia y se esfuerzan al máximo para amargarles la existencia. Me admira su dedicación, esa pasión en lo que hacen”. Pero no todas son iguales, porque hay psicópatas mucho mejor ‘preparados’ que otros.


“El perturbado de turno tiene que tener un trauma infantil que de alguna manera justifica su conducta”, asegura. Y de todos ellos, la figura de la niñera psicópata se impone sobre los demás. “La niñera psicópata que cuida de los niños de una familia de clase media norteamericana y quiere matar a la madre para ocupar su lugar es el personaje más icónico de las sobremesas”, asegura.


Defender a las niñeras psicópatas no significa quitarles mérito a las demás. Es más, sus miles de seguidores llevan semanas intentando entender por qué LaSexta habría movido sus películas de sobremesa con temática de monstruos a las madrugadas, preguntando incluso varias veces al grupo de comunicación el por qué de ese traslado de horario.


“Llevamos varias semanas demandando una explicación vía Twitter, pero no han emitido ningún comunicado al respecto. No sé si el motivo es que algunas plataformas le han arrebatado los derechos de películas como Lavalántula, Komodo contra Cobra u otros clásicos del estilo, pero ha salido perdiendo”, bromea, “Ese cambio desnaturaliza al género, pero si su emisión a esas horas ayuda a algún insomne, bienvenido sea”.


Como no iba a ser menos, la época navideña es uno de los momentos más esperados para los amantes de las siestas y los defensores del género, porque todas las cadenas apuestan por contenido navideño y, como nos cube nuestro protagonista, un montón de “jerseis verdes y rojos”.


Pero si hay una cosa de la que probablemente nadie se haya dado cuenta, es del papel elementary que este tipo de películas están teniendo en la disaster sanitaria que estamos viviendo.


“Las pelis de tarde son una gran ayuda en la lucha contra el coronavirus”, asegura, “Si estás en casa durmiendo, no estás por ahí contagiándote ni contagiando. Además, muchos estudios que quizá me esté inventando dicen que el sueño ayuda a fortalecer el sistema inmunitario”.


Así que ya sabes: acomódate en el sofá, coge una mantita y a disfrutar de la peli de tarde entre bostezo y bostezo.