‘Host’ y otras nueve películas sobre inventos que carga el diablo

Desde tiempos inmemoriales, el cine de terror ejerce como perfecto reflejo, a menudo catártico, de las ansiedades y los cambios sociales que marcan cada momento de nuestra historia.


Pocas cosas generan tantos cambios como las nuevas tecnologías, convertidas por la ficción en monstruos a los que deberíamos tener miedo. Penúltimo ejemplo: ‘Host’, de Rob Savage, en la que el terror llega a través de Zoom, ese programa de videollamadas y reuniones virtuales tan ubicuo en el 2020. Aquí recordamos otras películas y una serie que hicieron de la tecnología nuestra peor pesadilla.


‘Videodrome’ (1983): la televisión te tiene absorbido


Perturbadora, casi enfermiza, obra de culto, ‘Videodrome’ es una reflexión sobre el poder de la televisión y, por extensión, de la imagen de vídeo en el que el director canadiense elabora su célebre concepto de la ‘nueva carne’.


El filme relata el descenso a los infiernos de Max Renn (James Woods), director de una cadena de televisión que accede a una extraña y violenta señal cuyo visionado le convertirá en un nuevo ser definido como “el mundo del vídeo hecho carne”. Si en ‘Poltergeist’ (Tobe Hooper, 1982), period el maligno quien emergía de un tubo catódico, en ‘Videodrome’ es la dictadura audiovisual. Disponible en Movistar+ y Filmin.


‘Juego mortal’ (1994): videojuegos que fríen el cerebro


Hay que reivindicar un poco más a John Flynn, director que tuvo el buen gusto de adaptar a Donald E. Westlake (‘La organización legal’), se alió con Larry Cohen para uno de los mejores ‘thrillers’ de los ochenta (‘Finest vendor’) y se atrevió con el viaje interactivo al infierno de ‘Juego mortal’, insano delirio de bajo presupuesto sobre un videojuego en CD-ROM que convierte a un joven solitario (Edward Furlong) en asesino.


Todo por las hipnóticas órdenes de Trickster, el anfitrión del juego, especie de Freddy Krueger con peinado a lo Limahl. Disponible en Blu-ray y localizable en YouTube.


‘The ring (El círculo)’ (1998): la maldición del VHS


El director japonés Hideo Nakata demostró que no hacían falta ríos de hemoglobina para epatar y embrujar. Desde hace ya 22 años, la imaginería de ‘Ringu’ transita por nuestras pesadillas. Y más en concreto, el momento en que una ‘yurei’ (fantasma japonés) venía a vernos a través de la pantalla de la televisión de tubo.


El origen del terror period, sea como sea, una cinta de VHS, esa cuyo visionado conllevaba recibir una llamada anunciado (sin bromas) tu muerte. Es más fácil de localizar en plataformas su nada desdeñable ‘remake’ americano, obra de Gore Verbinski. Disponible en DVD y Blu-ray.


‘eXistenZ’ (1999): realidad digital con efectos reales


Tres lustros después de ‘Videodrome’, David Cronenberg cambia la perniciosa televisión por la realidad digital y los videojuegos para indagar en la paranoide obsesión del ser humano por crearse existencias o identidades alternativas. Un filme de tono y humor rarunos, en el que Jennifer Jason Leigh y Jude Legislation entran en un videojuego a través de una consola orgánica que se fusiona con el usuario a través de un cordón umbilical.


Pese a sus sugestivos atractivos, la realidad digital siempre ha sido mirada con recelo, cuando no con miedo, por el cine: ‘El cortador de césped’ (Brett Leonard, 1992), ‘Nivel 13’ (Josef Rusnak, 1999) o, por supuesto, la seminal ‘Proyecto Brainstorm’ (Douglas Trumbull, 1983). Disponible en Prime Video.


‘Kaïro (Pulse)’: web mata


Hipnótico y radicalmente triste ‘kaidan’ (o historia de fantasmas) en el que los espectros acceden a nuestro mundo a través de web, ‘Kaïro (Pulse)’ es, quizá, la película que antes y mejor supo reflexionar sobre la falsa ilusión de socialización que nos proporcionan las nuevas tecnologías.


Period el año 2001, e web y las redes daban todavía sus primeros pasos, pero Kurosawa ya nos advertía sobre su capacidad de deshumanización en forma de melancólicos espectros, simples manchas negras aparecidas en una pared, mientras el mundo se desvanece en su insoportable soledad. El filme contó con un esforzado pero innecesario ‘remake’ americano con guion de Wes Craven. Disponible en Rakuten TV y Google Play.


‘Llamada perdida’ (2003): el móvil es un infierno


El teléfono móvil, en su simplificada modalidad previa al ‘smartphone’, es la herramienta de muerte viral elegida por Takashi Miike en su acercamiento al ‘j-horror’ tecnológico popularizado por ‘The ring’.


La premisa ya da miedo: un grupo de jóvenes va recibiendo, uno tras otro, una llamada perdida con el mensaje de un grito desgarrador; justo tres días después, a la hora exacta y profiriendo el mismo grito, el receptor del mensaje habrá muerto de forma espantosa. Una violenta -es de Miike- historia de malos tratos infantiles, traumas y fantasmas vengativos que contó, cinco años después, con un deplorable ‘remake’ americano. Disponible en DVD y localizable en YouTube.


‘Eliminado’ (2014): Skype es para los valientes


Sin acabar de ser una película redonda, este experimento del poco prolífico Levan Gabriadze sentó las bases de un subgénero, el cine de ‘laptop computer’, después depurado en películas superiores como ‘Looking out’ o, claro, ‘Host’. Todo aquí se desarrolla en los estrechos márgenes de la pantalla de ordenador, en el trasiego constante entre Skype y redes sociales.


En una noche de chateo, seis amigos de instituto reciben un mensaje de una antigua compañera, Laura Barns, que se suicidó un año atrás. Lo que parece un troll es algo todavía peor. Disponible para alquiler y compra digital en Rakuten TV, Google Play e iTunes.


‘Black mirror: Caída en picado’ (2016): el castigo de las redes sociales


No, no es una película, pero es un caso de televisión sumamente cinematográfica (dirige el siempre estilizado Joe Wright) y, quizá, la ficción audiovisual que mejor ha retratado los terribles efectos de las redes sociales en nuestra autoestima. Si muchos episodios de ‘Black mirror’ solo distorsionan una realidad existente, este parece inspirado en un proyecto de ‘app’ actual que a punto estuvo de salir,


Peeple, especie de Yelp o TripAdvisor sobre personas. Aquí la ‘app’ que tortura a Lacie Pound (Bryce Dallas Howard) se llama RateMe y permite a todo el mundo puntuar tu personalidad. Disponible en Netflix.


‘Cam’ (2018): el peligro de una webcam


Alice (Madeline Brewer) es una ‘camgirl’ que trabaja en una net para adultos. Cierto día, cuando intenta loguearse, descubre que alguien está utilizando su perfil: en este caso, una réplica exacta de ella misma a modo de angustioso ‘doppelgänger’ cibernético.


Un filme que, en su tramo last, mira de reojo a Lynch y Cronenberg para actualizar, en clave de millones de colores pop, el mito del sosias incontrolable, llevado al inaprensible entorno de web, la inteligencia synthetic y esas corporaciones que, en última instancia, manejan la vida de lo digital. Disponible en Netflix.


‘Host’ (2020): el último Zoom de tu vida


Como cada episodio de ‘Black mirror’, también ‘Host’ –la mejor película de terror del 2020– es una variación escalofriante sobre algo que realmente sucede: este año, incluso los médiums se han visto obligados a trasladar su negocio a Zoom.


Cuando el joven director Rob Savage supo del tema, diseñó con algo de ayuda (remota) de sus amigos esta sorprendente y tensa sesión de espiritismo digital, sofisticada montaña rusa de emociones que nos recuerda que no, reunirse separados no es reunirse. Las fuerzas oscuras saben que estamos solos. Quizá la mejor película de ‘falso metraje encontrado’ desde ‘Monstruoso’.